La primera ronda de la Gran Final del circuito nacional 50º Aniversario PGA Spain Golf Tour 2022 terminó con un triple empate en cabeza entre los madrileños Juan Salama y Pedro Oriol y el catalán Alex Esmatges que terminaron con 70 golpes, tres menos del campo de Pals.

La jornada comenzó tranquila, fría pero sin viento que fue aumentando a lo largo de la jornada y que afectó a los últimos partidos, entre ellos a los líderes del Orden de Mérito, Asier Aguirre, David Salgado y Dani Berná, que tuvieron un día discreto.

Comenzó con muchos altibajos en la tabla y abundantes alternancias en lo más alto de la clasificación. Quizá el caso más llamativo fue el de Gerard Piris que iba como líder destacado con -4 hasta que llegó al hoyo 17 donde la fatalidad, y no tiene otra explicación, se cebó con él. Tras una salida perfecta a la calle su bola no apareció y tras los minutos reglamentarios de búsqueda, tuvo que volver al tee. El que era ya su tercer golpe se quedó detrás de un árbol, injugable, y tuvo que dropar con penalidad. Desde ahí, terminar el hoyo fue una odisea, con el approach casi se fue al green de otro hoyo, golpe de vuelta y dos putts. Nueve golpes para el catalán que se lo tomó con deportividad aunque la procesión iba por dentro. Terminó al final con 74 golpes, en el puesto 14º con +1.

Los madrileños Pedro Oriol y Juan Salama salieron en el mismo partido y ambos terminaron con 70 golpes (-3) co-liderando la primera jornada.

He jugado bastante ordenado, algún green que he tripateado, pero contento en general. El campo es muy divertido, me pide mover la bola para todos lados. Me ha recordado mucho al campo de La Zapateira, donde gané el año pasado el Campeonato de la PGA de España. Y espero repetir aquí”, comentó Salama.

Pedro Oriol, por su parte, comentó que su juego no había cambiado mucho en los últimos meses. “La misma tónica, con resultados buenos pero la sensaciones del swing algo menos: entre que voy aún con dolores en el hombro y que el swing no me está acompañando mucho no puedo decir que esté al 100 por cien. Pero voy compitiendo y contento con el resultado en un recorrido “clásico, todo lo contario de lo que se viene haciendo hoy en día: campos largos para pegadores. Aquí las calles son estrechísimas, es un campo cortito que te exige ser muy preciso”.

Ya casi al final de la ronda, el catalán Alex Esmatges hacía otra ronda de 70 golpes para unirse a los líderes.

No ha sido mi mejor día de golf, pero he jugado bien y con la suerte de que cuando me he escapado de calle, que es el mayor peligro que tiene este campo, he podido recuperar bien. Este es un recorrido muy técnico, que no sólo tienen que jugar en calle sino en el lugar correcto para no complicarte el siguiente golpe”, comentaba Esmatges, que este año no ha podido jugar todo el circuito nacional al tener que combinarlo con el Alps o el Challenge europeo.

“Aunque no he jugado todo el circuito lo que he podido ver es que se están haciendo las cosas muy bien, hay mucho trabajo detrás de cada torneo, va mejorando poco a poco y al final eso es lo que queremos todos”.


Jesús Ruiz Golf