Adrián Otaegui ha sido el brillante vencedor de la octava edición del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters con una vuelta de 68 golpes (-3) para un resultado final de récord: -19, el registro más bajo de los 27 torneos disputados hasta la fecha en el Real Club Valderrama, siete golpes menos que la anterior marca de Sergio García.

El guipuzcoano ha jugado de forma magistral y, en la jornada decisiva, no ha tenido rival para llevarse la victoria más prestigiosa de su carrera, con la que se mete entre los cien mejores del ranking mundial y noveno del DP World Tour.

Juego brillante, especialmente en los greenes, y fidelidad absoluta a su hoja de ruta han sido las claves del camino al éxito esta semana porque, “la mejor improvisación es la que está preparada”, aseguró. “No sé cómo lo he hecho, la semana ha salido redonda. Quizá es el año que ha hecho menos viento, los greenes estaban más receptivos y el campo estaba más asequible. Cuando juegas bien parece más fácil. Me he encontrado muy bien en los greenes, visualizando muy bien las caídas”, añadió.

Este es el cuarto trofeo que levanta Adrián Otaegui en el DP World Tour y la victoria número 200 del golf español en el circuito europeo. Pero, sobre todo, es un sueño cumplido. “Valderrama es mi campo preferido de España y ahora es parte de mi historia. Estoy muy feliz porque mi primera victoria en casa, ha sido en Valderrama”, indicó.

En segundo lugar, a seis golpes del campeón ha terminado el sueco Joakim Lagergren (-13), seguido del australiano Min Woo Lee (-10) y Ángel Hidalgo (-8).

El malagueño ha completado una increíble semana en la que ha demostrado que merece ser jugador de pleno derecho en el Tour. Hoy ha sufrido lo indecible para conseguir su objetivo, siempre arropado por el público. “Lo he pasado muy mal por el campo, sobre todo a partir del bogey del 9. Mi plan era hacer pares y aguantar, pero después del bogey del 12 se me ha hecho un poco largo. El par del 15 ha sido clave, me ha dado la vida”.

En los últimos hoyos, Hidalgo no ha podido esconder la emoción que le producía acercarse a su objetivo de asegurar la tarjeta para la próxima temporada. “Desde el green del 16 he estado llorando… nos lo merecíamos. Llevo 20 años luchando por jugar aquí y los primeros años de pro fueron duros. En el Alps Tour tuve que hacer un quinto puesto en el último torneo para aguantar la tarjeta y en el segundo año, con el Covid, solo subieron al Challenge tres jugadores en lugar de cinco, yo quedé quinto. Me veía capaz de aspirar a mucho más. El año pasado me quedé a un golpe de sacar la tarjeta del Tour. Ha sido un cúmulo de momentos, de circunstancias, mucho trabajo y por fin lo hemos conseguido”, explicó.

Otros jugadores que se despiden del Real Club Valderrama con buen sabor de boca son Sebastián García, que ha terminado en el puesto catorce de la tabla con -2 y Pep Anglés y Nacho Elvira, vigesimoprimeros, con par.


Jesús Ruiz Golf